viernes, 8 de noviembre de 2019

PASOS SUBTERRÁNEOS DEL PASEO DE EXTREMADURA - A5. LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS.

La invasión que sufrieron las ciudades cuando los coches se pusieron al alcance de todos los bolsillos tuvo su punto máximo en nuestro país en la década de 1970, coincidiendo con la etapa de crecimiento económico conocida como Desarrollismo. Muchos madrileños aún recuerdan los famosos ‘scalextric’: un nudo de carreteras que convertía paseos urbanos y plazas en mecanos para que circularan la mayor cantidad de automóviles. Unas figuras que afeaban la estética de la ciudad, pero, sobre todo, que saturaban de ruido y contaminación el aire que respiramos.

Tunel en la calle del Dante. Muy utilizado por cientos de escolares diariamente.


Hoy en día, nadie echa de menos que estas aparatosas estructuras viarias se desmontaran y desaparecieran del paisaje urbano. La mayor parte de las ciudades del mundo, a día de hoy, regulan y limitan el acceso de tráfico rodado al centro urbano.



    Los pasos subterráneos para peatones son otro elemento anacrónico de aquellos años. La mayor parte de éstos también han ido desapareciendo y han sido sustituidos por pasos de cebra en superficie. Sin embargo, todavía existen pasos subterráneos para peatones en lugares como la travesía urbana de la A5 a su paso por los barrios de Campamento, Lucero o Batán hasta Cuatro Vientos. El vecindario hace décadas que reclama soluciones, sin que hasta el momento hayan sido atendidas debidamente.

Tunel a la altura de la calle Villamanín


Breve historia



     En una artículo publicado en el diario “ABC” en abril de 2001 se anunciaba: “El Ayuntamiento anuncia el cierre de cinco pasos subterráneos para peatones”. Los cinco pasos bajo tierra cuyo cierre se anunciaba en la noticia estaban en el centro urbano de la ciudad: “el de las calles Menéndez Pelayo-O,Donnell; el de Serrano-María de Molina; el del paseo de la Castellana-Génova-Goya; el de Velázquez-Alcalá; y el de paseo de la Castellana-Hermanos Pinzón-Azca”.



     El propio Ayuntamiento de Madrid aseguraba en aquellas fechas que son “construcciones que responden a la filosofía de otra época, cuando se enterraba a los viandantes y se daba prioridad a los automóviles, y se han demostrado ineficaces por su inseguridad”. Es decir, hace veinte años que la administración municipal era consciente de la necesidad de sustituir los túneles para peatones por otras alternativas más razonables por, principalmente, motivos de seguridad. Las denuncias por asaltos con violencia, robos, peleas o violaciones en este tipo de infraestructuras urbanas eran comunes.

El tunel en la calle Villavaliente ¡Para valientes, sí!


     Al final del artículo, se indica que en Madrid existían “41 pasos subterráneos” y quedaban en esas fechas todavía 37, que fueron paulatinamente desapareciendo de la organización viaria de la ciudad. Aunque no en todos los casos, porque todavía los situados en los barrios más periféricos, los situados en la carretera de Extremadura, que son el motivo de este escrito, todavía se mantienen.

Tunel a la altura de la calle Juan de la Mata.


     La periodista de ABC Sara Medialdea enumeraba entre los que aún no se habían transformado los de “Paseo de Extremadura en sus confluencias con: avenida de Portugal, Dante, Villavieja, Villavaliente, Villamanín, San Juan de la Mata, San León, San Manuel, carretera de Boadilla, Illescas, Padre Piquer, avenida de los Poblados, Ceferino Ávila, Darío Gazapo, Aytona, Frente a Parque Europa, cuartel Capitan Mayoral, avenida de la Aviación y Estación”.



     De todos estos, sólo han desaparecido los de Avenida de Portugal después de las obras de ampliación de los túneles de la M-30 y la peatonalización parcial de la zona que va junto a la tapia de Casa de Campo en la zona del recinto Ferial.

Tunel a la altura de la calle San León.


Un proceso lento



     Sin embargo, a pesar de que los representantes públicos, los técnicos del Ayuntamiento y el consenso ciudadano tuviese claro la necesidad de suprimir los pasos subterráneos, el proceso está resultando tan lento, que en estos barrios junto a la carretera aún no ha llegado. Lo que indica las fuertes resistencias del sector automovilístico, que no estaba dispuesto a perder su posición de dominio sobre el espacio público.



     Por la hemeroteca, advertimos que en noviembre de 2009, casi una década más tarde de las primeras actuaciones, todavía se siguen cerrando pasos subterráneos de la almendra central. Algunos tan emblemáticos como los de acceso al parque del Retiro desde la calle Lagasca o el de Banco de España, hoy reconvertido en vestíbulo de la estación de metro.

La oferta de paso a los peatones en la calle San Manuel.


     “20minutos” titulaba: “Madrid cierra varios pasos peatonales bajo tierra por sucios e inseguros”. De nuevo, se remarca la inseguridad para los viandantes que suponen estos lugares bajo tierra. Y la descripción del periodista Mario Toledo no deja lugar a dudas de qué tipo de infraestructura urbana se trata: “Las paredes están llenas de grafitis, el suelo tiene una capa de polvo y orines, la pobre iluminación ahuyenta al peatón y en invierno sirven de hogar a los indigentes”. De hecho, el por aquel entonces edil de Vías Públicas J. Manuel Rodríguez declaraba al diario: “Mientras sigan abiertos, deben estar vigilados, con limpieza diaria y luz adecuada".



     El mismo periódico dedicó un breve catálogo de los muchos de estos elementos que todavía estaban activos y las carencias de este tipo de acceso. Solamente leyendo los titulares, entendemos los problemas derivados de su existencia: “Banco de España, refugio de indigentes en la oscuridad”; “Retiro: venta de droga a la vista de todos”; “Begoña, bajo Castellana: muy transitado y lugar de grafitis”; “Colón, bajo Recoletos: el más conflictivo, recién tapiado”; “Estación del Pozo: salvar la brecha de las vías del tren”; “Vía de la Gasolina: de nido de yonkis a paseo familiar”.



     Todos estos problemas de estos túneles son comunes a todos los pasos subterráneos en cualquier ciudad del mundo. Por lo que las supresión de los del Paseo de Extremadura deben ser abordados como una tarea inmediata para mejorar la vida del vecindario.

Modo de cruzar el tunel desde la calle Los Yébenes hacia la Carretera de Boadilla.


Reciclaje urbano: oportunidad para “hacer barrio”



     El cierre de estos túneles para peatones, además de la mejora de la calidad de vida de los barrios afectados, supone una oportunidad para destinar ese espacio liberado a otros usos. Los pasos subterráneos surgieron por las necesidades de atravesar de manera segura vías de tren o autovías que seccionaban territorios, como en el caso del Paseo de Extremadura.



     Su mantenimiento genera heridas abiertas en los barrios: el “efecto barrera” condena a barriadas vecinas a permanecer casi de espaldas unas de otras, la accesibilidad no es siempre universal, afecta al pequeño comercio cuyas ventas disminuyen y están condenados al cierre, además de los problemas de salud derivados del intenso tráfico, del ruido y la contaminación, entre otros problemas importantes.



    La oportunidad que la transformación de estos espacios puede suponer ganar espacio público para los barrios. Un espacio público cuyo uso debería pensarse en comunicación y debate con asociaciones vecinales y otros agentes sociales activos en barrios con carencias dotacionales importantes. Una forma de crear conjuntamente ciudad: administraciones y tejido vecinal.

Aspecto del túnel cercano a la Plaza Cartaya, ya en los barrios de Campamento y Aluche, de similares característicos a los demás.


     Un ejemplo de reciclaje fue la de uno de los pasos subterráneos de la plaza de Colón, de nuevo un ejemplo céntrico, en Oficina de Turismo desde el año 2007. Un proyecto del arquitecto portugués Álvaro Siza dentro de su proyecto “Trajineros”. El entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguraba en la inauguración que con esta actuación se corrigen los errores del pasado "cuando se desterró a los peatones bajo tierra a favor del automóvil, justo lo contrario de lo que nosotros estamos haciendo".



     Aunque las actuaciones, como comprobamos con tristeza, no llegaron hasta la periferia suroeste madrileña. Como si el vecindario de estos barrios fuesen ciudadanos de segunda. Los pasos subterráneos de la A5 siguen activos y sin probar alternativas como la reducción de la velocidad de tráfico, semáforos y pasos de cebra.



 
Entrada al túnel de la calle Carballino que comunica con la Avenida de Padre Piquer.
   

Los derechos del peatón


     En el blog especializado en movilidad urbana EcoMovilidad se enumeran (“Ocho situaciones que demuestran que Madrid no es ciudad para peatones”) algunas de los obstáculos más comunes para el viandante: pasos de cebra no señalizados con pintura, aceras tan estrechas que resultan impracticables y ridículas, semáforos que apenas dan tiempo a cruzar la calle, largos rodeos para atravesar una carretera o una calle, la acera como repositorio para todo (desde terrazas de bares a todo tipo de paneles y mobiliario urbano), coches aparcados sobre aceras, aparcamientos improvisados de motocicletas y patinetes, falta de señalización peatonal. Llamativamente: faltan los pasos subterráneos, que han desaparecido de casi toda la ciudad, salvo determinados “puntos negros” de la periferia.



     El nombre de “peatón” surge precisamente en el siglo XX, cuando los vehículos a motor, sobre todo el automóvil, se convierten en un objeto de consumo para las masas y en uno de los principales vehículos de transporte. En ese momento, el “peatón” aparece como contrafigura, casi una figura sospechosa y molesta, en los manuales de tráfico y las normas que regulan la circulación en las ciudades. Lo cierto es que peatones o viandantes somos todos a lo largo de todos y cada uno de nuestros días, aunque las autoridades hayan tendido a ignorar los derechos de esta figura.

Paso de peatones en la Avenida de Los Poblados.


     Por último, aunque tan desconocida como otros asuntos de seguridad vial, también cabe recordar la existencia de una “Carta de los Derechos europeos del Peatón”, resolución aprobada el 12 de Octubre de 1988 por el Parlamento Europeo. En su punto 5, dice: “El peatón tiene derecho a que ciertas zonas urbanas sean para su uso exclusivo, lo más extensas posible, y que no sean simples recintos peatonales sino que estén en relación con la organización general de la ciudad, y también el derecho a que conecten itinerarios cortos, lógicos y seguros”.



     Lo deseable es que las autoridades competentes tomen nota y aporten soluciones creíbles; o de lo contrario, que el vecindario sepa reivindicar adecuadamente sus derechos.

Puente antipeatones del anillo verde ciclista, uno de los pocos lugares donde es posible, arquitectónicamente hablando, la construcción de esta complicada manera para el peatón de cruzar el Paseo de Extremadura, convertido en simulacro de autopista en 1968.
Panorama de los pasos subterráneos bajo la A5 hasta la M40.

(Más fotografías del resto de pasos subterráneos al final de la entrada)


Texto: Jaime Matamoros
Imágenes: Andrés Piñeiro

Enlaces:




>> El Ayuntamiento anuncia el cierre de cinco pasos subterráneos para peatones https://www.abc.es/espana/madrid/abci-ayuntamiento-anuncia-para-este-clausura-cinco-pasos-subterraneos-para-peatones-200104020300-21812_noticia.html (ABC, Abril 2001)



>> Madrid cierra varios pasos peatonales bajo tierra por sucios e inseguros https://www.20minutos.es/noticia/569176/0/pasos/peatonales/extincion/ (20minutos, Noviembre 2009)



>> Un paso subterráneo para peatones se convierte en una Oficina de Turismo en Colón https://www.hosteltur.com/42117_paso-subterraneo-peatones-madrid-se-convierte-centro-informacion-turistica.html (Portal de información turística Hosteltur, Mayo 2007)



>> Ocho situaciones que demuestran que Madrid no es ciudad para peatones https://ecomovilidad.net/madrid/situaciones-que-demuestran-que-madrid-no-es-ciudad-para-peatones (EcoMovilidad, Enero 2015)











Paso subterráneo en la calle Ceferino Ávila.


  
Paso subterráneo a la altura de los cuarteles, refugio para ciudadanos sin techo.
 
Paso subterráneo a la altura de la calle Allande

Paso subterráneo a la altura de la calle Faustino Cordón Bonet.
   
Paso subterráneo a la altura de cuarteles.

Pasos subterráneos a la altura de la Avenidad de la Aviación.

Paso subterráneo a la altura de la estación de metro de Cuatro Vientos.

   

martes, 17 de septiembre de 2019

jueves, 12 de septiembre de 2019

#A5VÍAURBANA LA OFICINA DEL DEFENSOR DEL PUEBLO RECIBE A CAMPAMENTO SÍ


                                                   NOTA DE PRENSA

LA OFICINA DEL DEFENSOR DEL PUEBLO RECIBE A LA PLATAFORMA “CAMPAMENTO SI” EN DEMANDA DE AMPARO ANTE LA ACTITUD DEL NUEVO AYUNTAMIENTO QUE DINAMITÓ EN POCOS DIAS LAS TIMIDAS MEDIDAS PARA MEJORAR LA CALIDAD AMBIENTAL EN LA A 5.




La Plataforma vecinal Campamento SÍ, formada por numerosas entidades del suroeste de la Comunidad, ha expuesto durante una hora en la oficina del Defensor del Pueblo la situación de desamparo en la que de nuevo se encuentra el vecindario tras las recientes elecciones.

La antigua carretera de Extremadura, Nacional V, cambió su fisonomía de forma radical en el año 1968 en que pasó a ser una autovía a escasos cuatro metros de miles de viviendas en el ámbito de Batán-Campamento, afectando igualmente a los barrios de Aluche y Lucero.

El enorme aumento de población y de movilidad en toda España y en concreto en esta zona de la región madrileña llevó a convertir esta bucólica carretera en una tortura para miles de personas con el paso diario de 130.000 vehículos de la región del SO de la capital.
 
 
Las quejas y protestas vecinales no habían salido de este marco en la sucesión de corporaciones en la capital. La llegada del nuevo Ayuntamiento presidido por Manuela Carmena supuso abrir un periodo de esperanza para resolver este problema. La propia alcaldesa vino, en Metro, al barrio a escasos días de salir elegida invitada por la Asociación de Vecinos de Batán para que conociera la situación.

La A 5 es vía urbana a partir de 2004 por convenio entre el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid. Por tanto, la circulación tendría que limitarse a los preceptivos 50 km/ hora. Cosa que es evidente nunca se ha cumplido.

La red de entidades ciudadanas de Campamento Sí se movilizó de nuevo a partir de 2015 para que la Autovía A 5 fuera lo que le correspondía ser por ley, una vía urbana. Las tímidas medidas adoptadas por la corporación de Carmena durante su mandato iban en línea de modificar la terrible situación con planes a más largo plazo. 


 
La llegada de la corporación del Sr. Almeida supuso dinamitar en pocos días las medidas de su antecesora Carmena pero lo más grave ha sido que no ha presentado, hasta ahora, ningún plan para mejorar la calidad de vida del vecindario. Solo hemos visto una propaganda electoral masiva por una tunelización del tramo en cuestión.

Campamento Sí entiende que solo es posible una solución dentro de un planteamiento global de la movilidad en la capital madrileña, afectada por serios problemas de contaminación en la que es culpable la entrada de 130.000 vehículos por la A 5 que ha de ser vía urbana, derivándose esa movilidad a formas más sostenibles de transporte colectivo. 







viernes, 12 de julio de 2019

CAMPAMENTO SÍ SOLICITA ENTREVISTA AL DEFENSOR DEL PUEBLO



La Plataforma Campamento Sí ha solicitado entrevista al Defensor del Pueblo ante las últimas actuaciones municipales respecto a los semáforos del Paseo de Extremadura, recientemente apagados, y a las actuaciones previstas en la carretera. 

#A5VíaUrbana NO VAMOS A ESTAR DIVIDIDOS Y CONTAMINADOS OTROS 50 AÑOS.




"Excelentisimo Sr.

La Plataforma Campamento Si, formada por 42 entidades sociales de Suroeste de la comunidad madrileña, se creó hace unos años con intención de promover la mejora de nuestros barrios con unas demandas de fuerte carácter ambiental. Estas implican mejorar la calidad de vida y de la salud de las personas de esta zona.

Una de las demandas más acuciantes en los últimos años ha sido la transformación de la autovía A 5 en vía urbana de manera real, aunque ya es vía urbana desde 2003. Ello supone que la velocidad del tráfico no ha de exceder los 50 km/hora y facilitar un paso fácil entre ambos lados de la citada vía pero se incumplen ambos aspectos.

La situación que se viene sufriendo se remonta al año 1968 cuando se transforma la vieja carretera de Extremadura en una vía de alta ocupación, debido al inicio de la motorización de la sociedad española. Se impone la perversa logica del coche sobre la de las personas que perdura hasta ahora

En el último mandato en el Ayuntamiento de Madrid, 2015-2019, se elaboraron unos planes de transformación paulatina para llegar a una vía urbana. Se instaló un radar de tramo para control de la velocidad abusiva y unos semáforos en dos incorporaciones a la A 5 para facilitar el acceso de vehículos. Ambas actuaciones proporcionaban unas evidentes garantías de seguridad vial pero, sobre todo, una mejora ambiental para el vecindario al disminuir la contaminación sonora y del aire.

La insalvable barrera física entre ambos lados de la A 5 quedaba postergada para planes posteriores que no hemos llegado a ver, como es evidente al producirse un cambio en el gobierno de la capital. Este cambio ha supuesto eliminar los semáforos, pero sobre todo paralizar el proyecto que se había diseñado para humanizar esta autovía.

Dado que el nuevo equipo de Gobierno pretende otras soluciones para este tramo urbano de la A 5, estas supondrán un nuevo retraso a nuestras aspiraciones de mejora de calidad de vida del vecindario afectado, no solo el que sufre el tráfico a escasos 3 metros de este víal sino a miles de personas que tienen un evidente muro de asfalto a escasa distancia de sus viviendas.
En consideración a lo manifestado, deseamos ser atendidos personalmente por Vd con la intención de exponerle la problemática que sufrimos desde hace decenios.

Asimismo estimamos que un cambio de gobierno nunca ha de ir endetrimento de la calidad de vida y de la salud de los administrados como entendemos que es nuestro caso.

A la espera de su respuesta"


lunes, 8 de julio de 2019

SÁBADO 13 JULIO MARCHA NOCTURNA POR EL CORREDOR DEL SUROESTE



Vamos a por la segunda marcha nocturna de este verano. Siempre reivindicando el Corredor Ecológico de los Arroyos y Retamares del Suroeste de Madrid que unirá la casa de Campo con el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama.

viernes, 5 de julio de 2019

COMUNICADO DE PRENSA ANTE LAS MEDIDAS MUNICIPALES EN EL PASEO DE EXTREMADURA

La plataforma ciudadana CAMPAMENTO SI, formada por 42 entidades del Suroeste de la comunidad de Madrid, hace balance de lo producido en la zona en los últimos años y plantea sus estrategias de actuación en la nueva situación política.


La Plataforma, creada ante la llamada Operación Campamento y por su incidencia en la calidad de vida de miles de personas, ha ido posicionándose ante los múltiples asuntos que han surgido en los años de funcionamiento.


La movilidad en la autovía A 5 / Paseo de Extremadura, ha constituido uno de los problemas en el periodo del mandato municipal de Ahora Madrid en la capital. Lo realizado en los cuatro años de este mandato ha sido, y es, motivo de polémica.


La instalación de semáforos de acceso al Paseo de Extremadura, causó el rechazo de propios y extraños no solo de la capital sino tambien de municipios del Suroeste mientras que sus corporaciones no demandaban, de forma paralela, medidas de potenciación del transporte público y solo deseaban eliminar medidas que tenían por finalidad proteger la salud de la ciudadanía de toda la región metropolitana y no solo de la población de la capital. Los semáforos no contaminan, contaminan los coches. Cuanto menos coches habrá menos contaminación.


Esta medida fué bien recibida por muchos colectivos y personas de nuestro barrios ya que los semáforos y el radar de tramo fueron un referente de racionalidad en la movilidad de la zona el ordenar el tráfico rodado. Los datos oficiales constatan que hubo un descenso diario de 17.000 vehículos en los meses de su funcionamiento con ausencia de accidentes en las incorporaciones al eliminar peligrosos puntos negros. El incremento de la seguridad vial y la pacificación del tráfico suponen mejoras en la calidad de vida de la población y por ello no se entiende su eliminación como objetivo prioritario sin una justificación técnica más allá de la opinión particular de algunas personas sin que se conozca la implantación medidas alternativas para paliar la contaminación acústica y atmosférica en el Paseo de Extremadura.


El equipo de gobierno entrante en el Ayuntamiento de Madrid ha resuelto eliminar, en pocos días, las tímidas actuaciones realizadas por el Gobierno de Manuela Carmena para paliar el impacto de cientos de miles de vehículos que transitan por esta vía urbana, que por su condición de tal obligaría a circular a 50 km/ hora y, a la vez, no constituir una barrera infranqueable para la movilidad de las personas que habitan a ambos lados del Paseo de Extremadura. Estas eran las primeras medidas de un plan que supone su transformación en una auténtica vía urbana.


El proyecto impulsado por la Plataforma Campamento Si para la A 5 que denominamos Sueña tu Avenida para transformar la anomalía de una autovía en una avenida más de la ciudad, choca rotundamente con la postura del actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid que opta por realizar un costoso e insostenible soterramiento en un tramo no definido del Paseo de Extremadura.


En consideración a estos nuevos planes en la A 5, la Plataforma Campamento Si va a solicitar al Sr Alcalde con el derecho que les confiere la representatividad y respaldo de estas entidades sociales, una reunión urgente para ser informada sobre dichos planes. Entendiendo que la interlocución de la Plataforma ha de ser primordial en lo que se vaya a producir en la zona.

viernes, 28 de junio de 2019

MADRID CENTRAL, LA A5 Y LOS SEMÁFOROS. NOTA DE PRENSA


              
La Plataforma Campamento Sí, compuesta por más de 40 entidades ciudadanas del Suroeste de Madrid, ante la prometida reversión de políticas medioambientales y de movilidad por parte de la nueva Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, mostramos nuestro profundo desacuerdo con dichas actuaciones atendiendo a las siguientes consideraciones:


· La salud es lo primero. La contaminación ambiental en las grandes ciudades es un problema que incrementa las muertes prematuras, enfermedades crónicas y el gasto sanitario. El 70% de la contaminación del aire en Madrid es producida por el uso de vehículo privado, sin duda el modo de transporte menos eficiente en el ámbito urbano. Esta situación supone unos costes económicos y medioambientales insostenibles que impiden garantizar la salud y bienestar de la población y el cumplimiento de normativas europeas.



· La reducción de focos contaminantes es una necesidad que incide a corto plazo en la disminución de la contaminación acústica y del aire. Menos coches circulando a menor velocidad supone una reducción efectiva de la contaminación. En el Área metropolitana de Madrid se producen una media de 2,5 millones de desplazamientos diarios con una absurda media de 1,3 personas por vehículo, lo cual desborda todos los límites en términos de movilidad urbana y ocupación del espacio público. A diario se congestionan las circunvalaciones y los 8 corredores de acceso a la capital que de manera incomprensible se prolongan desde los barrios periféricos hasta el centro urbano. 


· El incremento de infraestructuras para el vehículo privado no solucionan a medio plazo los problemas de contaminación y movilidad. Más carriles, más túneles y más aparcamientos fomentan el uso y abuso del vehículo privado y así lo entienden la mayoría de ciudades europeas que apuestan por reducir el tráfico rodado en su trama urbana ya sea con Zonas de Bajas Emisiones con o sin peaje que obliga a todos los vehículos a llevar una pegatina ambiental en función de sus emisiones, directamente por la antigüedad del vehículo mediante control de las matriculas, prohibición de entrada a vehículos diesel anteriores a 2005 ,cierres parciales o totales al tráfico rodado tanto en parte del anillo central como en amplias zonas limítrofes, etc.

· Los semáforos no contaminan, contaminan los coches. Pacificar y regular el tráfico rodado mejora la Seguridad vial atenuando el efecto barrera que provocan los ejes principales en nuestra ciudad. Pensar que eliminar los semáforos de la Gran Vía o del Paseo de la Castellana reduce la contaminación es un absurdo por lo que no es tolerable mantener la histórica anomalía urbana del Paseo de Extremadura/A5 y frenar su transformación como una calle más de Madrid pues mientras los términos municipales se mantienen en el tiempo sus tramas urbanas se van modificando y expandiendo en función del crecimiento de su población.
· Los túneles suponen grandes costes de ejecución y mantenimiento y no solucionan los problemas de contaminación y movilidad. Los coches siguen contaminando al entrar, circular y al salir de los túneles y la presunta fluidez del tráfico rodado subterráneo es frenada en superficie por el efecto embudo de la trama urbana, ¿Dónde ponemos las entradas y las chimeneas? La deuda de Madrid Río sigue lastrando al municipio mientras que los túneles en la ciudad de Madrid se llevan el 80% del presupuesto de Vías Públicas cuando apenas suponen el 2% de la superficie a mantener, cuestión de importancia a tener en cuenta cuando a diario sufrimos el mal estado de sus calles y aceras.

· La movilidad urbana no se limita al vehículo privado y así lo entienden más del 70% de la población del Área Metropolitana de Madrid que para desplazarse por trabajo, estudios y ocio emplean el transporte público. Aquí tenemos una mayoría silenciosa, en gran parte con coche, que son relegados a sufrir los recortes y mala gestión del transporte público. Contando con una importante oferta de transporte público, y a pesar de los atascos, no es lógico que el 30 % de la población del Área Metropolitana de Madrid prosiga usando a diario el vehículo privado. El trasvase al transporte público necesita restringir el uso del coche en tanto en cuanto se mejora el transporte público y se reducen sus tarifas.
· Más del 75% del espacio público en las ciudades lo ocupa el vehículo privado en detrimento de los peatones y de otros modos de transporte. Un uso más racional del espacio público y de los modos de transporte permite mejoras en la salud y bienestar de la población sin limitar el número de desplazamientos diarios entendiendo como tales la capacidad de desplazar personas y no el número de coches que circulan por una vía.

Localizados los mayores focos contaminantes en el tráfico rodado, el derecho de circulación que recoge la libertad de movilidad por el territorio, no tiene carácter absoluto pues las administraciones pueden limitarlos en el marco de sus competencias por razones públicas de orden, seguridad y salud.


Desde la Plataforma Campamento Sí entendemos que el derecho a la salud se debe priorizar sobre la libertad de circulación limitándola cuando se estime que dicha libertad se ejerce ocasionando perjuicios a la salud de terceros siendo las Administraciones locales, quienes en primera instancia deben responsabilizarse de la salud y bienestar de sus habitantes dentro de sus competencias.

Por todo lo anteriormente expuesto, convocamos a la ciudadanía a participar, apoyar y difundir la manifestación del próximo sábado 29 de junio que partirá a las 19 horas desde Callao y finalizará en Cibeles frente al Ayuntamiento para reivindicar el derecho a la salud en un Madrid más sostenible