lunes, 16 de enero de 2017

EN DEFENSA DE LAS VIAS PECUARIAS (1): LA VEREDA CAMINO DE LA CARRERA

Esta vía pecuaria de 20,89 m de ancho discurre íntegramente en el término de Pozuelo de Alarcón, desde la Reja del Meaques, límite con la Casa de Campo, hasta el término de Majadahonda. 

El desarrollo urbanístico, en general, ha obviado y despreciado estos terrenos de dominio público lo que ha llevado a situaciones de todo tipo: desde el complejo problema social de la Cañada Real Galiana (en el este de Madrid) donde se asientan miles de personas por causa de la desidia de las administraciones hasta la invasión y ocupación de estos caminos ganaderos de la manera más impune.


En lo que nos afecta como habitantes de Latina y Carabanchel tenemos una importante red de vías pecuarias que queremos sacar del olvido y hacerlas nuestras en el amplio sentido.


La Vereda Camino de la Carrera, desde la Casa de Campo, en línea teórica, discurre en sentido NO hacia la Clínica Quirón y la M-40. Las líneas rojas delimitan el espacio de la vereda. Como se aprecia, hay numerosos viales que interrumpen y desvirtúan la esencia y continuidad de este camino ganadero.
La vereda Camino de Las Carreras, en las inmediaciones de La Finca de Somosaguas. Una vía pecuaria a cuidar.

En la foto aérea, de hace unos años, se aprecia su aspecto agreste e intocado. Ahora las obras de urbanización de esa zona nos ofrecen otra vista muy distinta. Si bien se respeta -aparentemente- la anchura de los 20,89 m oficiales, hemos de evitar que se invada con cemento y otros elementos extraños hurtándole su esencia campestre y natural. 


La Vereda Camino de Las Carreras, amenazada en su carácter campestre y natural.




La región madrileña, situada en el centro peninsular, está surcada por numerosas vías pecuarias de los ganados que recorrían la Península en busca de pastos frescos siguiendo el calendario climatológico.
 

En la Comunidad de Madrid existen, en teoría, unos 4.200 km de vías pecuarias que ocupan una superficie de 13.000 ha, similar a la del Monte de El Pardo, lo que supone el 1,5% de la región.
 

La realidad es que muchos cientos de esos 4.200 km han sido ocupados, en muchos casos de forma irreversible por razones de todo tipo: desde la desidia de las administraciones hasta por el olvido imperdonable de la sociedad.
 
En nuestra plataforma Campamento Sí no vamos a seguir las sendas del olvido y lo hacemos de manera activa, como fue la lucha contra la subasta de 58.493 m2 que promovía el Ministerio de Defensa, gran parte de ellos pertenecientes a la Cañada Real de Madrid en la zona de Colonia Jardín, como se puede leer en el siguiente enlace:


Defensa quiere vender unos terrenos que incluyen parte de una cañada

La vereda Camino de la Carrera llega a Madrid justo al entrar en contacto con la Reja del Meaques, ingenio hidráulico ideado por Ventura Rodríguez, que fuera Maestro Mayor del Ayuntamiento de Madrid y uno de los principales arquitectos de su época.

Las rejas del Meaques datan del siglo XVIII. En sus alrededores, un antiguo descansadero de ganado. 

Al cerrarse esta finca o cazadero real en el reinado de Fernando VI, Ventura Rodríguez idea este ingenio para permitir el paso de las aguas del Arroyo Meaques con la peculiaridad de ser abatible. De esta forma se impedía la salida de la fauna de la finca-cazadero y, a su vez, permitía el paso, aguas abajo, de la vegetación que pudiera arrastrar el Meaques en las ocasiones de lluvias torrenciales. El cerramiento de la Casa de Campo con la actual tapia perimetral y por tanto la construcción de la Reja del Meaques se produjo en el último tercio del siglo XVIII, bajo el reinado de Fernando VI.


La situación actual del entorno de este ingenio deja mucho que desear. Estamos informando a las varias administraciones con competencias y responsabilidades para que procedan a dignificar el lugar mediante la debida naturalización del cauce del arroyo Meaques donde sobra cemento, ladrillo y demás elementos constructivos que devalúan aquel entorno. 
Las Rejas del Meaques, en espera de la naturalización del arroyo que pasa por ellas.

Por otro lado, la iniciativa ciudadana ha logrado que el Servicio de Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid indique la existencia de Vía Pecuaria, en este caso señalando que por allí discurre el camino senderista Senda de las Merinas, reconocido GR que une Madrid con San Lorenzo de El Escorial en un trazado de 45,2 km desde la nombrada reja del Meaques. 

El cartel deja constancia de que por aquí, al lado de las Rejas del Meaques pasa las sendas de Las Merinas que llega hasta San Lorenzo de El Escorial.
 
La actual ruta senderista es utilizada de forma intensa por ciclistas y senderistas. Ecologistas en Acción ha celebrado numerosas marchas hasta la sierra madrileña publicitando su existencia y evitando males mayores que los producidos hasta ahora. 

Antigua pintada, ya desaparecida, que durante tiempo reivindicó las vías pecuarias españolas, un patrimonio único en el mundo.

2 comentarios:

  1. La defensa de estos terrenos es imprescindible para recuperar esta vías.
    Solo quiero puntualizar unos detalles, la Reja de Meaques no puede llamarse de dos formas, o Meaques o Zarzón.
    Al igual que el autor de este escrito se llamará de una manera y no de otra a la vez.
    Otro detalle de vital importancia, la Reja no es obra de Sabatini, es anterior, y su autor y diseñador es Ventura Rodríguez, un arquitecto español más experto que Sabatini en la construcción de puentes. Ya que Sabatini que se sepa no construyó ningún puente. Y las rejas se consideran puentes a nivel arquitectónico.

    Por lo demás... Gracias por seguir en la brecha.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por poner las cosas en su sitio. Procedemos a la corrección ya que nos hemos dejado arrastrar por la costumbre.

    ResponderEliminar