miércoles, 18 de enero de 2017

IMPRESIONANTE FORTÍN EN EL CORREDOR ECOLÓGICO DEL SUROESTE

Aunque era conocido este fortín por especialistas en la materia de la arquitectura militar, no se había puesto en valor hasta hace unos días por un entusiasta estudioso de los restos -cada vez más escasos- de los eventos de la Guerra Civil (1936-1939) de nombre Guillermo Poza cuya página http://aquaedirrama.es/ puede acercarnos al conocimiento de interesantes aspectos sobre la guerra en Madrid.


En este enlace disfrutaremos de más información sobre el fortín referido http://aquaedirrama.es/impresionante-fortificacion-aparece-en-las-cercanias-de-madrid/

A finales del pasado mes se confirmaba la existencia de esta construcción militar ubicada al norte de Alcorcón, en una zona que pudo haber sido el asentamiento del denostado proyecto de Eurovegas. Durante años el fortin estaba integrado en una explotación o corral ganadero cercano al polígono industrial de Tres Aguas.


Actualmente el fortin aparece como un promontorio solitario en una zona despejada de todo tipo de vegetación ya que son terrenos agrícolas de cultivos de secano.

Aunque se encuentra todavía en periodo de debate, de confirmarse su naturaleza, sería la única muestra de una línea de fortines republicanos levantados con la vana pretensión de frenar el rápido avance de los militares sublevados contra la II República. 


Según los estudiosos habría, al menos, otros dos fortines más en un radio de 2 km con esa pretensión, aunque éste sería el único que, de confirmarse la procedencia, habría resistido no sólo a la acción militar de los franquistas sino a la también demoledora acción de la desidia y el olvido unida a la especulación urbanística. 


La llegada de las tropas sublevadas, éstas procedentes del sur de España, a las cercanías de Madrid por el suroeste, se produce a primeros de noviembre de 1936. En este mes comienza la llamada Batalla de Madrid que podría suponer la ocupación de la capital y la rendición de la II República. 


La resistencia de los leales republicanos iba a acabar asentándose en los barrios obreros del sur madrileño y estos fortines no tuvieron ocasión de ser utilizados contra las fuerzas franquistas que avanzaron sin apenas resistencia hasta toparse con la sorpresa de una ciudad que hizo suyo, y lo cumplió durante muchos meses, el lema de "No pasarán".

Para el Corredor Ecológico del Suroeste sacar esta construcción del olvido le aporta un indudable valor y permite, además, rescatar una página de la historia de la ciudad alfarera que fué Alcorcón.




Los otros fortines han corrido peor suerte y han desaparecido en la vorágine constructiva de crecimiento de la localidad. Pero este fortín, situado a 200 m de la vía pecuaria Vereda de Villaviciosa, también conocida como camino de Villaviciosa a Madrid, tiene asegurada la pervivencia debido a la actividad de personas y entidades que se preocupan y luchan por el patrimonio natural e histórico.
 

En el ámbito que nos ocupa de arquitectura militar y elementos relacionados, la asociación GEFREMA, ubicada en nuestro distrito de Latina, se ha distinguido en este sentido evitando la destrucción, y también descubriendo, elementos de la Guerra Civil en el distrito (Cuña Verde, Casa de Campo, Ribera del Manzanares con la Pasarela de la Muerte...). 


En otros lugares de Europa, restos similares de otras contiendas son objeto de atención y cuidado de propios y extraños. Personas de esta asociación como Guillermo Poza, animador de este descubrimiento, junto con otros miembros de GEFREMA, especialmente Roberto Martín, Jose Antonio Zarza y Eugenio Gonzalez han sacado a la luz esta construcción que ya es objeto de atención dentro de la Corporación Municipal de Alcorcón y contribuye a que el Corredor Ecológico vaya sumando activos de forma paulatina por el trabajo acumulado de personas y entidades sociales. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario